image

Siemens, compañía global líder en tecnología, está desarrollando un sistema para ayudar a ciegos y discapacitados visuales a pasear de forma segura por las ciudades. En colaboración con la Universidad de Brunswick, la compañía trabaja en una aplicación móvil -basada en tecnología GPS y mapas digitales-, capaz de interpretar los datos de control de tráfico urbano, para ayudar a los invidentes a planificar rutas con las menores barreras posibles.

El proyecto, conocido como ‘InMoBS’, pretende hacer las calles más amigables para los cerca de 285 millones de personas que sufren discapacidad visual severa en el mundo. La compañía aborda este reto mediante un sistema de asistencia online que no solo planifica los trayectos, sino que también les guía in situ, avisándoles de cualquier obstáculo a través del móvil, ya sea por vibración o verbalmente.

Seguridad gracias al intercambio de datos Para ello, Siemens utiliza la comunicación entre vehículos, así como el intercambio de datos entre estos y la infraestructura de tráfico (los semáforos y las señales, principalmente). Toda esta información se envía a los móviles de los usuarios a través de una WLAN estándar, para que puedan saber en qué punto del cruce se encuentran o cuántos segundos faltan para que el semáforo pase a rojo, por ejemplo.

En las situaciones más críticas, como las intersecciones, InMoBS se asegura de que los usuarios puedan cruzar la calle con total confianza, al emitir una señal solo en el momento en que es viable comenzar a caminar.

Además, la aplicación transmite al peatón el diseño de la intersección para que sepa en qué dirección debe moverse. El proyecto ya ha revelado su primer prototipo, gracias a una plataforma de movilidad inteligente basada en la infraestructura de tráfico de la ciudad alemana de Brunswick, en la Baja Sajonia.