La policía muerta en Vigo llevaba desde 2012 esperando un chaleco antibalas