Tras la confirmación del primer caso de contagio en Europa por ébola, todas las miradas se centran en la gestión de la crisis y en la investigación de las causas del contagio. Esta situación está generando un gran numero de interrogantes que, según la opinión de muchos responsables sanitarios y políticos, no están teniendo la respuesta adecuada por parte del Ministerio de Sanidad.

La principales dudas están en las causas de contagio, y las acusaciones por parte del personal sanitario de falta de material de protección, formación insuficiente en el protocolo de actuación y lo inadecuado del mismo. Desde CSI-F afirman que “Hay que estudiar las medidas que se han llevado a cabo porque, por ejemplo, tras  un primer rastreo, ya se sabía que no habían existencias de equipos de individual suficientes”

A esto hay que añadir que ni desde el Ministerio de Sanidad ni desde el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Hospital se han aclarado las causas del contagio, se desconoce si se ha producido por un fallo humano, un fallo en el procedimiento o fallo del sistema de protección. La trabajadora afectada afirmó en el hospital de Alcorcón que  “había cumplido los protocolos a la hora de acercarse al enfermo Manuel García Viejo y posteriormente, cuando limpió la habitación tras su fallecimiento”.

En declaraciones a la sexta, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España Máximo González Jurado ha afirmado que desde el domingo existían denuncias sobre problemas con el protocolo.

Por su parte Daniel Bernabeu Portavoz de la Asociación de médicos y titulados superiores apunta a un problema de gestión, habla de una cadena de fallos que comienza con la escasa preparación para atender a los afectados que fueron repatriados. Daniel denuncia que el desmantelamiento de la Unidad de Medicina Tropical y Consejo del Viajero del Hospital Carlos III de Madrid ha producido que “a día de hoy no estemos preparados”.

Por parte de algunos responsables políticos se critica la actuación del Ministerio y de la Ministra Ana Mato en particular, Gaspar Llamazares (IU) ha criticado el silencio y el “escapismo” de la ministra y ha considerado que ha fallado la gestión sanitaria. Por su parte Toni Cantó (UPyD) ha asegurado que no hablar genera más preocupación y demuestra incompetencia política y ha calificado de “vergonzosa” la rueda de prensa de Mato.

Es urgente que por parte de las autoridades se aplique la mayor transparencia y se solucionen las dudas existentes en este caso. La falta de información puede aumentar la preocupación de la población.