Estamos rodeados por la tecnología, si lo pensamos bien en solo una década los ordenadores han pasado de nuestra mesa a nuestros bolsillos y esto solamente es el principio. Esta evolución hace pensar que en los próximos años, seguramente veamos una gran explosión de lo tecnológico, de tal forma que esta tecnología acabará en nuestra ropa, en nuestros edificios y seguramente dentro de nosotros.

¿Cómo afectará esta explosión tecnológica al trabajo?

Hace unos días me encontré con una entrevista al profesor Alan Hedge director del laboratorio de factores humanos y ergonomía de la universidad de Cornell en Estados Unidos que hablaba sobre la evolución de la tecnología y el papel que jugará la ergonomía en un futuro.

Para el profesor  la tecnología invadirá nuestras vidas y todo lo que nos rodea, por lo que también incidirá de manera impredecible en trabajo. En este contexto la ergonomía y el diseño jugarán un papel muy importante a la hora de adaptar esta tecnología a los seres humanos.

Según Alan Hedge la tendencia en los próximos 10 15 años en ergonomía será lo que él ha denominado “everywhere ergonómics” que se encargará de adaptar todos estos cambios tecnológicos al ser humano y es que con la tecnología móvil el concepto de trabajo se descentralizará, y se romperán la diferencias tradicionales entre trabajo, casa y ocio.

“Dentro de 15 años no sabemos como evolucionará la tecnología, pero una cosa es segura, nuestros cuerpos no cambiarán. Adaptar esta tecnología novedosa y cambiante a las necesidades del ser humano y conseguir que mejore nuestras habilidades será uno de los retos de la ergonomía” según el Profesor.

En cuanto al papel de la ergonomía en el trabajo el profesor de la universidad de Cornell indica que será básico ya que la ergonomía es la ciencia del trabajo y naturalmente será muy importante en adaptar esta tecnología a la población trabajadora.

La tecnología que viene…

Según el profesor en la próximos años veremos la revolución de los objetos y productos activos, con sensores integrados capaces de medir prácticamente todo, desde nuestro pulso hasta nuestro estado de ánimo.

Tendremos por ejemplo sillas inteligentes que medirán el tiempo que llevamos sentados y analizarán si nuestra postura es correcta. o por ejemplo vehículo que detectará si nos dormimos al volante, las aplicaciones son inimaginables.

La tecnología mejorará nuestra salud…

Para el profesor toda esta tecnología tendrá un gran beneficio para las personas y las empresas, ya que mejorará la comunicación, la salud de los trabajadores y reducirán accidentes.

En este aspecto la ergonomía deberá velar porque toda esta tecnología no cree nuevos riesgos o aumente algunos de los existentes.

Y tu que crees, ¿qué papel tendrá la ergonomía en un futuro?