28/08/2015
El RACE recomienda extremar la precaución en los últimos kilómetros del desplazamiento
El RACE recomienda extremar la precaución en los últimos kilómetros del desplazamiento
El RACE lanza una serie de consejos ante los seis millones de desplazamientos que se prevén para el último fin de semana de agosto
Apartar 3 segundos la vista de la carretera equivale a recorrer a ciegas un campo de fútbol.
En caso de observar o sufrir un accidente, aplicar la conducta PAS: Prevenir nuevos riesgos, Avisar a las emergencias y Socorrer a los heridos.
Madrid, 28 de agosto de 2015. Este fin de semana es uno de los momentos del año en el que se producen millones de desplazamientos. Para evitar las retenciones y reducir los riesgos de sufrir un incidente, el RACE quiere lanzar una serie de recomendaciones a los conductores, como la planificación del viaje, revisar la puesta a punto del vehículo, informarse del estado del tráfico antes de salir, hacer uso de los sistemas de retención, y conducir con precaución, evitando el alcohol y el exceso de velocidad. En los últimos kilómetros del trayecto es fundamental no bajar la guardia, ya que son momentos en los que aumenta el riesgo debido a la fatiga acumulada, las ganas de llegar al destino y las posibles retenciones en las entradas.

Desde hoy y hasta el lunes 31 de agosto, se producirán una parte importante de los 81,5 millones de desplazamientos previstos por la DGT para este verano, con motivo del retorno de vacaciones y en menor medida por la salida de los que inician sus vacaciones en septiembre. Entre el 1 de julio y el 26 de agosto han muerto en las carreteras españolas un total de 197 personas, 12 menos que en el mismo periodo de 2014, por lo que desde el RACE queremos contribuir, una vez más, a prevenir el riesgo de accidentalidad durante este fin de semana recomendando respetar las normas, conducir con precaución, y no bajar la guardia en los últimos kilómetros del desplazamiento, ya que es cuando se produce un importante número de accidentes.

Vehículo
Un perfecto estado del vehículo es fundamental para garantizar la seguridad. Compruebe los niveles de líquidos, batería, alumbrado, frenos, neumáticos (presión y banda de rodadura), y sistemas de limpiado (escobillas, agua…). Compruebe también que lleva los elementos necesarios en caso de avería: dos triángulos de emergencia, chaleco reflectante, rueda de repuesto y las herramientas para su cambio. Los datos de RACE muestran un importante aumento de las averías, incluso cerca del 60% en las semanas de mayor calor, lo que provoca situaciones de riesgo en carretera.

Antes de salir
Programar el viaje con antelación.
Para evitar los atascos intente modificar los horarios de salida, tanto a la ida como a la vuelta, adelantando o retrasando el viaje, así como tener estudiados trayectos alternativos o zonas de descanso, por si existen retenciones prolongadas.
No se ponga horas de llegada, ni intente recuperar el tiempo tras un atasco: cuando pensamos que la circulación se restablece, puede aparecer de nuevo las retenciones, y una leve distracción puede provocar colisiones por alcance.
En ruta
Descansar cada dos horas o 200 kilómetros como mucho, realice ejercicios de estiramiento e hidrátese con un refresco, ya que la fatiga reduce su capacidad de conducción.
Nunca beba alcohol si va a conducir, respete las normas y haga utilizar los sistemas de retención a todos los ocupantes.
No distraerse, en solo 3 segundos que apartemos la vista de la carretera, recorremos a ciegas el equivalente a un campo de fútbol.
En caso de observar o sufrir un accidente, recuerde la conducta PAS: prevenir nuevos riesgo, avisar a las emergencias y socorrer a los heridos según te indiquen por teléfono. En la mayoría de las ocasiones se trata tan solo de estar con los accidentados hasta que llegue el personal preparado para actuar en este tipo de situaciones.
No baje la guardia en los últimos kilómetros del trayecto, ya que aumenta el riesgo debido a la fatiga acumulada, las ganas de llegar al destino y las posibles retenciones en las entradas.
Otro momento de riesgo se produce cuando nos aproximamos a una retención. Frene con suavidad, avise al resto de vehículos del atasco, y observe una posible salida de escape en el caso de que el conductor que circula detrás de nosotros no pueda frenar a tiempo.

Más información
Real Automóvil Club de España – RACE