Hoy, Día Mundial contra el Cáncer, el mundo se une en la lucha contra esta enfermedad. Un informe de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo (EU-OSHA) sobre el cáncer relacionado con el trabajo tiene el propósito de abordar estas cuestiones por medio del examen de los métodos de evaluación actuales.

El centro de atención del Día Mundial contra el Cáncer de este año es la detección, el tratamiento y la asistencia. El informe de la EU-OSHA ofrece recomendaciones para solucionar las deficiencias existentes en nuestros conocimientos actuales, una labor crucial si deseamos mejorar la identificación y la prevención del cáncer relacionado con el trabajo. Está centrado en la evaluación de las sustancias carcinógenas y el cáncer relacionado con el trabajo, y sus objetivos son los siguientes:

  • describir las sustancias carcinógenas y las condiciones causantes de cáncer en el lugar de trabajo
  • evaluar las fuentes de información e identificar las deficiencias en los conocimientos
  • facilitar recomendaciones para solucionar tales deficiencias
  • describir medidas de prevención

La directora de la EU-OSHA, Christa Sedlatschek, señala la importancia de esta publicación: «El informe facilita recomendaciones prácticas para aumentar nuestros conocimientos sobre el cáncer relacionado con el trabajo. Aunque la investigación sobre el cáncer ha avanzado de manera notable en el pasado reciente, el nivel de sensibilización sobre el cáncer de origen profesional sigue siendo bajo. En consecuencia, es esencial que la sensibilización y el conocimiento sobre tales riesgos aumenten, y este informe da el primer paso en esa dirección».

El informe examina los factores químicos, biológicos, organizativos y físicos que contribuyen al cáncer de origen profesional. Asimismo, hace hincapié en la necesidad de tener en cuenta el entorno de trabajo actual, caracterizado por el aumento de la subcontratación, la temporalidad del trabajo, el pluriempleo, el trabajo estático, el empleo femenino en profesiones en las que se produce exposición a carcinógenos, los horarios de trabajo atípicos y las exposiciones múltiples.

Se aborda también la cuestión de los grupos con especial vulnerabilidad al cáncer (p. ej., los jóvenes, las mujeres, las personas sometidas a niveles elevados de exposición o las condiciones precarias).

Una conclusión clave del informe es la necesidad de ampliar nuestra base de conocimientos sobre el cáncer relacionado con el trabajo. Se proponen varios modos de hacerlo, entre otros el intercambio de información a escala internacional y la consideración de riesgos nuevos y emergentes, como los nanomateriales, los alteradores endocrinos, el trabajo en posición estática y el trabajo por turnos y nocturno.

Aunque se facilita una visión general de las posibles soluciones, el informe subraya que la medida más eficaz es evitar la exposición. Esto exige esfuerzos en todos los niveles, incluidos la legislación, el aumento de la sensibilización, las especificaciones de medidas preventivas, la mejora de la aplicación y el cumplimiento, y la reducción de barreras a la indemnización.

Fuente: EU-OSHA