image

Informe de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud publicará un informe en el que se vincula el consumo de carne roja y carne procesada con el riesgo de cáncer
La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición aconseja prudencia hasta conocer el informe de evaluación de riesgos de la Autoridad Europea, y seguir las actuales recomendaciones de salud pública, que indican un consumo moderado u ocasional (no más de dos veces por semana)
La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) aconseja mantener las actuales recomendaciones de salud pública sobre el consumo de carne: el consumo debe ser moderado, de no más de dos veces por semana, ya que el consumo continuado y excesivo se asocia a problemas de salud. Así lo recogen todas las guías nutricionales existentes. La AECOSAN mantiene esta postura tras conocer la nota de prensa emitida por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), de la Organización Mundial de la Salud, que vincula, en distintos grados, el consumo de carnes rojas y de carnes procesadas con el riesgo de sufrir esta enfermedad.

El informe aún no se ha publicado en su totalidad, pero el comunicado de prensa difundido alerta de que el consumo de 50 g. diarios de carnes procesadas incrementa un 18% el riesgo de sufrir cáncer de colon. En el caso de la carne roja, el grupo de trabajo convocado por el programa Monografías de la IARC, la clasifica como “probablemente carcinógena para los humanos” (Grupo 2A). La carne procesada se clasifica como “carcinógena para los humanos” (Grupo 1). El informe también señala que para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada es pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida.

El método de actuación de estos informes es mediante grupos de trabajo interdisciplinares que evalúan estudios científicos y publicaciones ya existentes. No se realizan ensayos científicos que determinen el riesgo. El sistema de “Monografías” es un programa para identificar peligros, no para evaluar el riesgo. Esto significa que no tiene en cuenta la exposición real al agente con relación a su potencial carcinógeno.

AECOSAN considera que esta revisión apoya aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne, pero recuerda que, al mismo tiempo, la carne roja tiene un valor nutricional, por lo que hace una llamada a la prudencia. La información emitida hoy por la IARC es coherente con las guías nutricionales actuales.

Para evaluar el riesgo real será necesario, por tanto, esperar al informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria como órgano evaluador del riesgo de la Unión Europea. Sus dictámenes sirven a los Estados Miembros para realizar una adecuada gestión de estos riesgos y analizar la relación entre riesgo y beneficio derivado del consumo de los alimentos, para así emitir recomendaciones en función de esta evaluación.

Por último la AECOSAN recuerda que los beneficios de una dieta variada, moderada y equilibrada, como la mediterránea, rica en frutas, verduras, aceite de oliva, legumbres y pescado, con consumo limitado de carnes, están evidenciados científicamente, y es en ellos en los que se apoyan las recomendaciones nutricionales de nuestro país.