Las enfermedades como el cáncer, la diabetes y las afecciones cardíacas o pulmonares son evitables en un alto porcentaje, según un informe de la Organización Mundial de la Salud. La institución pide a los países un compromiso para reducir en un 25% la cifra de muertes por patologías no transmisibles, relacionadas en su mayoría con hábitos poco saludables.

Alrededor de 16 millones de personas mueren cada año de forma prematura –antes de cumplir 70 años– por enfermedades cardíacas y pulmonares, accidentes cerebrovasculares, cáncer o diabetes. El informe de la situación mundial de las enfermedades no transmisibles de la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que es necesaria una acción urgente de los gobiernos para cumplir los objetivos globales y reducir la mortalidad de las enfermedades no transmisibles (ENT).

“Con menos de un euro por persona al año, los países pueden reducir drásticamente la enfermedad y muerte por ENT”, asegura Margaret Chan, directora general de la OMS. “La comunidad mundial tiene la oportunidad de cambiar el curso de la epidemia de enfermedades no transmisibles”, añade.

El objetivo global de la organización es reducir las muertes prematuras por esta causa en un 25% para 2025. El informe afirma además que la mayoría de las muertes prematuras de las ENT se pueden prevenir.

La institución asegura que de los 38 millones de vidas perdidas por esta causa en 2012, el 42% podrían haberse evitado con asistencia sanitaria universal o mediante políticas gubernamentales enfocadas a reducir el consumo de alcohol y de tabaco y a evitar las dietas no saludables y la inactividad física. “En Brasil la tasa de mortalidad de las ENT está cayendo un 1,8% por año, debido a la expansión de la atención primaria de salud”, indica el informe.

Fuente: SINC