El proyecto europeo ROAMER, cuyos resultados se publican hoy en Lancet Psychiatry, concluye con una hoja de ruta para la investigación en salud mental en Europa focalizada en seis áreas prioritarias. Este hallazgo puede tener un gran impacto en la atención sanitaria y suponer un ahorro de costes importante en los próximos 5-10 años.

En este estudio, el mayor realizado hasta el momento sobre cómo la ciencia debe abordar el reto que supone la salud mental en Europa, han colaborado más de 1.000 investigadores, pacientes, familiares y grupos de profesionales de todo el continente. ROAMER ha sido coordinado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

El aumento de los costes sanitarios y los avances científicos justifican la necesidad de promover un aumento de la investigación en salud mental, según afirman los autores. Se ha estimado que el coste de los trastornos mentales en Europa fue de 461.000 millones de euros en 2010 excluyendo los costes de la demencia. A pesar de esto, la salud mental recibe un porcentaje muy pequeño de financiación.

Los trabajos más recientes sugieren que los trastornos mentales causan en España un 12% de la discapacidad total y, en contraste con otros trastornos, esta cifra está aumentando. Sin embargo, en nuestro país solo el 5,6% del presupuesto de investigación en salud se destina a salud mental.

ROAMER ha analizado la capacidad de investigación en el ámbito de la salud mental en Europa y ha identificado las áreas que no están adecuadamente cubiertas así como las preguntas que requieren una respuesta de forma más apremiante.

El artículo publicado hoy hace un llamamiento en favor de una estrategia coordinada para la investigación en salud mental, impulsada por grandes proyectos colaborativos y estructurada en seis prioridades.

Principales propuestas

Los principales expertos solicitan a los políticos y entidades financiadoras españolas y europeas una inversión en investigación específica puede conseguir una reducción sustancial en la carga de las enfermedades mentales en los próximos 10 años.

Josep Maria Haro, coordinador del ROAMER, investigador del CIBERSAM y director de la unidad de investigación del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, considera que “las seis prioridades de investigación establecidas por el proyecto ROAMER abordan cuestiones que pueden ser resueltas en los próximos 5 a 10 años si se cuenta con una inversión en investigación suficiente”.

Til Wykes, investigadora principal del ROAMER en el King’s College de Londres, afirma que “los gobiernos europeos deberían prestar atención y escuchar. Los problemas de salud mental representan la mayor carga de salud en Europa pero los países invierten solo una parte de lo que se necesita en la investigación en salud mental. El impacto de los trastornos mentales está aumentando. Ahora tenemos los conocimientos científicos para cerrar estas brechas”.

Por su parte, José Luis Ayuso-Mateos, investigador principal del proyecto ROAMER en el CIBERSAM y director del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, afirma que “solo mediante una decidida apuesta por la inversión en la investigación en salud mental se podrá aliviar la gran carga que suponen los trastornos mentales en Europa”. Así, la financiación en investigación actual necesitaría al menos triplicarse para que se corresponda con la carga que suponen las enfermedades mentales.

Fuente: SINC